martes

DIÓS

De pequeña descubrí que Diós no era aquel que castigaba, que sentenciaba los actos de las personas o que bendecía las guerras si eran para su fin. NO, ese no es el Diós al que estoy agradecida. 

Para mi, Diós es una especie de ente que no tiene forma, una energía que me acompaña día tras día, y lo siento a la derecha, a la izquierda, encima de la cabeza, debajo de los pies, en el centro... siempre está conmigo, esté donde esté, esté como esté, esté con quien esté.

 I me gusta. Me gusta infinitamente.

Muchas veces lo "riño", me enfado y le proyecto mis responsabilidades... y acabo sintiéndome como una niña pequeña y caprichosa que no entiende la situación. Y entonces, siento que ÉL SONRÍE.

Disfruto hablándole, rezándole y sobretodo agradeciéndole. Es muy reconfortable saber que SIEMPRE te acompañan sin juicio y con Amor. 

Es una experiencia muy íntima...

Quien lo siente así, sabe y entiende de lo que hablo...

MUCHAS GRACIAS DE TODO CORAZÓN! AMÉN!

;P